Relato corto de Juan Carlos Onetti: El gato

–Era francesa y tú la conoces. Tal vez lo sepas porque estábamos prácticamente casados. Solo nos faltaba el sacerdote, el juez y la llegada de unos muebles viejos y caros de los que no quería desprenderse. Bisabuelos y abuelos y padres, casi toda la historia de Francia. A mí solo me importaba ella, Marie. Ya puedes buscar entre todas las Maries que recuerdes.

Relato largo de Adolfo Bioy Casares: El perjurio de la nieve

El perjurio de la nieve

Fue en la clara desolación de General Paz donde conocí al poeta Carlos Oribe. El diario me había mandado en una gira para que descubriera deficiencias del gobierno y pruebas del abandono en que se tenía a la Patagonia; para la completa satisfacción de ambos propósitos era superfluo que yo hiciera el viaje; pero, como el candor de los hombres de negocios es inapelable, partí, gasté, me cansé, especialmente cansado y polvoriento llegué en un obstinado mediodía, en ómnibus, al Hotel América, de General Paz.