Bolígrafos plantables Sprout, originalidad pura

Cuando creíamos que en el sector de la escritura y la papelería ya estaba todo escrito –y nunca mejor dicho–, han sacado al mercado unos lápices plantaples. Como lo oyes: “plantables”, de planta. ¿Qué tienen que ver las plantas con los lápices? A priori nada, ¿verdad?, pero resulta que estos lápices, una vez disminuido su cuerpo útil, pueden ser plantados.

La marca, Sprout se las ha apañado para que uses estos lápices a la antigua usanza, para escribir, dibujar, garabatear, etc., pero una vez que se han terminado puedes plantarlo en el jardín de tu casa, en una maceta, donde quieras. Y sí, acabarán creciendo hierbas y flores.

Lápices plantables Sprout, un regalo original

Por lo que ya hemos contado, los lápices plantables Sprout suponen un regalo de lo más original para aquellas personas con concienciación mediambiental, y bien pensado para cualquier persona modelna a la que le guste probar cosas nuevas. A los niños, sin ir más lejos, les hace mucha ilusión que de estos artículos de escritura nazca una flor.

El aspecto de estos lápices plantables es similar al de otros lápices convencionales, si bien llevan una cápsula verde en la punta, que es lo que se planta.

Estos lápices ecológicos no tienen plomo ni ningún componente que pueda ser considerado tóxico.

lápices plantables Sprout
Lápices plantables Sprout

El precio de los lápices plantables Strout

Obviamente, el precio de los lápices plantables Sprout es superior al de los lápices que solo sirven para escribir, pero no dejan de ser lápices, por lo que constituyen un artículo de precio asequible.

A continuación, os dejamos varios modelos de lápices plantables Strout. A nosotros en concreto nos gusta este set de lápices plantables que, además de ser 100 % ecológico está disponible en ocho variedades: vegetales: perejil, menta, albahaca, anetón, salvia, tomillo, perilla, trébol. Y viene en una cajita que ocupa poco espacio.

Recuerda que una vez germine la planta, hay que regarla. Es decir, su cuidado es el habitual.

Deja un comentario