Cómo escribir un microrrelato

Cómo escribir un microrrelato

Cómo escribir un microrrelato es un libro bastante completo para quienes pretenden incursionar en él o para aquellos que llevan un tiempo escribiendo minificciones y quieren mejorar los resultados. Shua nos explica materias cómo qué es y no es un microrrelato, cómo encontrar nuestra propia voz, cómo corregir un microrrelato, nos alerta de algunos errores que podemos cometer, repasa la historia del género, etc…

Relato negro de Lee Child: Un tipo entra a un bar

Lee Child, relato corto, tipo en un bar

El siguiente cuento de Lee Child, “Un tipo entra a un bar”, narra en primera persona la experiencia de Jack Reacher en un bar de música, en el que ha entrado para beber algo mientras escucha música en directo. Su atención –y podría decirse que también la del resto de personajes– está puesta en una chica joven, aparentemente rica y aparentemente enamorada del guitarrista del grupo. No sabemos de la historia más allá de lo presupone está presenciando el propio personaje narrador. ¿Estará en lo cierto cuando se aventura a narrar -sin plena seguiridad- lo que está ocurriendo en el bar?

Dos relatos cortos sobre la oveja negra

oveja negra, relatos cortos

Iba a compartir con vosotros la celebérrima fábula del autor guatemalteco Augusto Monterroso “La oveja negra”, cuando me di cuenta de que podía aprovechar –como se suele decir– que el Pisuerga pasa por Valladolid para ofreceros dos cuentos de idéntico título al precio de uno. :–)

El otro cuento es una genialidad del brillante escritor italiano Italo Calvino, no tan conocido como el de Monterroso, motivo por el que os lo presento en primer lugar.

4 microrrelatos sobre la esclavitud

esclavitud, microrrelatos

A continuación, podéis leer tres microrrelatos sobre esclavos (o sobre la esclavitud, si se prefiere).

Los autores son el belga Jacques Sternberg (1923-2006), el clásico griego Esopo (s. I a.C) y el gran poeta portugués Fernando Pessoa (1888-1935).

Curiosa es la figura de Jacques Sternberg, escritor y periodista de obra magna, autor de más de 1.500 microrrelatos, al que sin embargo apenas podemos leer en castellano más allá de algunos cuentos publicados en Internet. Hasta donde yo sé, solo se han traducido a nuestra lengua los libros Futuro sin futuro (1977) y Cuentos glaciales (2010), pese a que podéis encontrar decenas de sus libros en francés.  

Los mejores cuentos de escritoras españolas

Carmen Laforet, cuento

En Modelnos.com compaginamos la modelnidad con la tradición. Por eso hemos apostado por compartir con todos vosotros esta selección de escritoras españolas que dejaron una gran impronta en la literatura de nuestro país el pasado siglo.

Las autoras –creo que estaréis de acuerdo– están muy bien elegidas, y seguro que estos cuentos nos motivan a seguir leyendo más sobre ellas.

Luis Alberto (relato corto)

relato corto, Francisco Rodríguez Criado

Mi madre estaba convencida de que iba a tener gemelos, pero luego solo me tuvo a mí. Parece ser que nadie esperaba el doble embarazo: en el pueblo estaban ya acostumbrados a sus alocadas predicciones del futuro –predicciones que, por supuesto, nunca se cumplían. Mi padre murió cuando yo tenía cinco años, de un cáncer …

Leer MásLuis Alberto (relato corto)

Grace Kelly nunca me perdonará

foto de Grace Kelly, princesa de Mónaco

Así que hoy me ha dado por recordar aquella época en la que yo estudiaba en el colegio San Antonio de Padua, y uno de los profesores –ahora no recuerdo cuál de ellos– nos pidió que escribiéramos una redacción sobre cómo habíamos recibido la muerte de Grace Kelly, la afamada princesa de Mónaco, fallecida unos días antes. Era claramente una exhortación a escribir sobre nuestros sentimientos con la percha de un suceso actual, un impacto mediático que, por inesperado, estaba en boca de todo el mundo.

Burlando el examen psiquiátrico (relato de Alexander Drake)

relatos cortos, Alexander Drake

Tenía 23 años y días atrás me había llegado una carta del Ministerio de Defensa. El Estado me reclamaba para hacer el servicio militar. Mucha gente optaba por hacer la prestación social sustitutoria. Yo simplemente me negaba hacer ninguna de las dos. Necesitaba un plan. No tenía nada que perder. De modo que aposté fuerte. Alegué trastornos psicológicos con tendencias suicidas.